jueves, 8 de abril de 2010

Recortes





En el mismo día, en El País y en TVE. Alguno se habrá llevado una impresión engañosa. Es una coincidencia, los libros no tienen esa relevancia informativa. Y menos los de un servidor.

Las dos entrevistas, cada una en su formato, son un ejemplo de profesionalidad. Sus dos autoras se las tomaron con rigor y las afrontaron con una generosidad que debo agradecerles. Pero el papel es caro y no digamos los segundos en antena. Así que en la edición al artículo le cortaron unas frasecillas y a la pieza televisiva muchas más. Recortes relevantes, ambos.

Yo no tengo tele ni periódico, pero como dice una bloguera desvergonzada citada aquí alguna vez, tengo mi blog. Y por eso me importa añadir:

- A lo del periódico: que otros culpables de la situación de la justicia son los gobernantes que no la dotan de medios adecuados (en este país, las consejerías de justicia de las comunidades autónomas), sin olvidar a los propios ciudadanos, que a veces acuden a ella para nada, para enredar o directamente para jorobar y delinquir; y que por el contrario hay no pocos jueces que se fajan y que consiguen hacer funcionar de forma medianamente razonable un sistema obsoleto y con notorias carencias.

- A lo de la tele: que la idea de la novela me la dio el asesinato de Miguel Ángel Salgado, sí, pero que mi libro es una ficción que en modo alguno debe leerse como relato de ese crimen, por el que fueron detenidas y están procesadas personas que, a día de hoy, no han sido juzgadas y por tanto conservan una presunción de inocencia que yo no soy quién para destruir. Por muchos indicios que haya contra ellas y por mucho que desapruebe lo que presuntamente hicieron.

Sé que algunos estas precisiones les parecen pijadas. Pero a mí no. Gracias por la paciencia.