lunes, 22 de noviembre de 2010

Una lección





Me han hecho una entrevista. La entrevistadora se llama María García, es de Getafe y tiene 19 años. Estudia periodismo, o ciencias de la información, o como se llame. Como podéis deducir por la edad, le falta bastante para tener el título. Pero ni falta que le hace.

Me parece una de las mejores entrevistas que me han hecho nunca. Aparte de que le ha dedicado un espacio y un esfuerzo que rara vez invierte en estas cosas un periodista titulado, y menos tratándose de algo tan marginal como un escritor. Le pedí que me dejara colgarla, tal y como me la envió, maquetada y todo, y ha tenido la gentileza de autorizarlo. Como pesa un poco, he recurrido a uno de esos odiosos sitios de almacenamiento. Pero en este caso, para variar, podéis hacer la descarga con plena legitimidad. La encontraréis aquí:

http://rapidshare.com/files/432507950/Entrevista_Lorenzo_Silva.pdf

O en su propio blog, aquí.

Gracias María, por la escucha, por la tarea bien hecha, por la lección. Es un gusto aprender de gente más joven, sobre todo ahora que los mayores dicen y hacen tantas tonterías.

P.S.: Me ha entrado nostalgia y he buscado y encontrado uno de mis cuadernos de cuando yo tenía 19 años. Lo he abierto al azar y ha salido esto:

ha llegado el otoño verónica y las calles están bonitas y desiertas mientras las camino más solo y desahuciado que un perro mientras las recorro tratando de hallar recuerdos que de vez en cuando me salen al paso tan desdibujados y esquivos como si fueran ajenos como si no los hubiera vivido yo como si yo no hubiera vivido nada ha llegado el otoño y no puedes imaginarte cuantas horas paso reconstruyendo mentalmente la música que amo y hace tanto que no oigo perdiéndome al pasar de una nota a otra confundiendo y entremezclando las melodías del mismo modo que confundo los rostros de todos mis fantasmas excepto tú todo se borra y se resquebraja sólo tú johann sebastian el cielo gris permanecéis tan íntegros y hermosos como siempre aunque la lejanía en el espacio o en el tiempo impida absolutamente que pueda acariciaros con mis dedos

Es un trozo de mi primera novela larga, inédita. Estaba bajo la influencia del monólogo de Molly Bloom al final del Ulises de Joyce y a menudo escribía sin puntuar. La juventud... Ahora también es otoño, y de pronto esas viejas palabras dicen tantas cosas...

Bueno, que me pongo sentimental.
Abrazos.

5 comentarios:

Aïda dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Aïda dijo...

No soy ella, pero poniéndome en su piel, la joven debe sentirse afortunada de que su trabajo sea reconocido de esta manera. Un gran ejemplo y una gran verdad ésa de que, hoy en día, los viejos periodistas dicen tantas tonterías. Enhorabuena a los dos por ese encuentro.

David dijo...

Hola Lorenzo, leyendo tu post me he acordado de un texto de Stephen King, titulado precisamente "Sobre tener diecinueve (y algunas cosas más)". Se puede encontrar en las primeras páginas de las nuevas ediciones de los libros de la Torre Oscura. Vale la pena echarle un vistazo.

Por cierto, cualquier día de estos yo también desempolvaré alguna reliquia de cuando tenía diecinueve años. Casi no me atrevo a meter la nariz en las antiguas carpetas: los folios han amarilleado tanto que parecen manuscritos del Mar Muerto. :-)

Un abrazo.

María dijo...

Creo que se ha demostrado que la lección es suya. Muchas gracias por todo.
¡Un abrazo!

capriyunliuz dijo...

increible que pueda usted conocer a un periodista que escuche y no que hable mas de lo que escuche, el extracto que lei de cuando tenia usted 19 es muy bueno, yo apenas tengo 18 ,me falta poco para los 19 y debo decir que para alcansar un nivel como el suyo me falta mucho mas que los 2 mese que me faltan para llegar a los 19, excelente post, hasta la proxima