domingo, 10 de febrero de 2008

Muy buenas

Pues sí, sucumbí al vicio del blog. Advierto que hoy por hoy no soy demasiado entusiasta, y que lo abro con un propósito más bien pragmático. Al final mantener siempre actualizada una página web resulta difícil, y este blog nace con el ánimo de complementar la página http://www.lorenzo-silva.com/. Procuraré que allí siga estando, tan completa como en cada momento me sea posible, la información de carácter más permanente, y aquí trataré de introducir la que vaya surgiendo en cada momento. Pero ya sé que una vez cargadas las armas las dispara el diablo, así que no puedo excluir que algún día caiga en la tentación de anotar cualquier cosa: pensamientos, opiniones, recuerdos, en fin, todo eso que no suele importar más que al propio interesado, pero que a veces la vanidad nos hace creer que puede incumbir a otros, y entonces vamos y lo escribimos.

En todo caso, no prometo regularidad. El humano contemporáneo ya tiene demasiadas servidumbres, por mi parte no quiero imponerme otra.

Ah, como dice su subtítulo, este blog, como la página web, está hecho ante todo para los lectores, que son los que permiten con su generosidad y su atención que un escritor exista, y a quienes debo siempre por ello gratitud. Pero si entra alguno que no lo es, también le doy la bienvenida y las gracias. Seas quien seas, y lo que seas, espero que lo que aquí encuentres te sirva de algo. Y puedes decir lo que se te antoje. Escucharé siempre y contestaré si puedo. Con una excepción: no tengo la menor intención de entrar en ciber-reyertas. Son demasiado aburridas y estériles. Salud a todos.

9 comentarios:

Rafael Pimentel Luque dijo...

Parece que soy el primer en dejarte un comentario en tu blog y me alegro de ello. Ahora mismo estoy leyendo tu novela "La sustancia interior", voy por la página 300 y la verdad es que no me entusiasma demasiado.

Samantha Keyela dijo...

Bienvenido al "apasionante" mundo del blog. Al menos en el tuyo das novedades; yo el mío lo uso para descargar la mala leche que dura más de un rato, pero me estoy viciando y me da la sensación de que me rebusco las malas pulgas para darme el gustazo de exhibirlas.

Abrazos.

Orl

Son of Azazel dijo...

Bienvenido a la blogosfera, Lorenzo.

Pese a la precaución con que nos avisas, espero que te dejes caer por aquí de cuando en cuando, para dejarnos leer tus impresiones y opiniones.

¡Ah! Solo una cosa más: no soy un habitual de tus obras ("El alquimista impaciente", la única novela que he leído, me desconcertó bastante) pero, sin embargo, admiro tus artículos y la calidad humana que emana de ellos.

Un cordial saludo.

El maldito escritor (que no el escritor maldito) dijo...

Gracias por disponer para nosotros de este pequeño y agradable rincón. Espero que te prodigues por él los suficiente ¿Cuanto es eso? Siempre que puedas y tengas una oportunidad. Tus lectores y amigos lo agradeceremos como lluvia de mayo :-)

Abrazos,
Pedro de Paz

PS. Te veo el día 21... creo ;-)

PS2. Ncht! No se permiten comentarios sin una identidad Blogger. Me temo que voy a convertirme en un Clark Kent cualquiera. Con lo en secreto que lo llevaba.

Dafne dijo...

Qué bien, Lorenzo. Me encanta que hayas abierto este blog, así que no te olvides de utilizarlo.
Un beso fuerte.
Dafne
Pd. Por cierto, buenísima idea la de unir las tres novelas de "la trilogía de Getafe". Lo que he disfrutado al leerlas.

nicolas dijo...

Hola lorenzo, nunca he entendido la falsa modestia de los escritores cuando dan a entender que sus pensamientos, "sus cosas" no les deben interesar a sus lectores. Por el contrario los mismos escritores en sus libros y entrevistas expresan el interés que tienen unas cartas personales, un diario en el que tal o cual contaba sus reflexiones más profundas.
Quizas sea criticable pero cuando has leido algo que te ha apasionado o reflexiones con las que estás deacuerdo (o en franco desacuerdo)pues siempre te apetece ver más, por otra parte los escritores saben decir lo que mucha gente piensa pero no es capaz de articularlo de esa manera, y entretiene.....
Yo debo reconocer que soy un fan de los tremendos, me he leido casi todos tus libros y en cada uno he aprendido algo, aparte de que el alquimista impaciente es socorridísimo para hacer un regalo, siempre quedo bién.

Ángel dijo...

Hola Lorenzo:

Estoy yo también sucumbiendo en este momento, por primera vez, al mundo de los blogs... hay que actualizarse, por lo visto...

Vendré de vez en cuando, pero esta primera vez sólo quería agradecerte que seas escritor... Te descubrí con Carta Blanca, leí la primera frase y no me quedó más remedio que comprarlo. A partir de ahí, he ido conociendo a casi todos tus personajes, que me suelen enganchar más que la historia en sí, Vila, sin ir más lejos... Me encanta el aire cotidiano y derrotista (¿?) que les das... su manera irónica pero desdramatizada de ver la vida...

Abrazos

Gonzalo («Darabuc») dijo...

Le mandamos un saludo cordial desde el Club de Lectura de Socovos, donde no solo leímos con gusto La niebla y la doncella, sino que quedamos de acuerdo en seguir leyendo otras obras de la serie de Vila y Chamorro.

Ana Lorenzo dijo...

Me encantó La flaqueza del bolchevique y no entendí cómo quedó finalista y no ganó el Premio Nadal: lo merecía; es una obra redonda.
Me gustan las novelas de Bevilacqua y Chamorro; aunque no me parezcan geniales como la anterior son estupendas y los personajes, una maravilla.
Ahora he encargado Los amores lunáticos a ver si a mi hija mayor le gusta; y de paso me lo leo yo.
Enhorabuena por tus libros, y por el blog, claro.
Un beso.