martes, 28 de septiembre de 2010

Trabajadores como nosotros





Si se le quitan los accesorios, queda un Señor Patata como cualquier otro.

Pero ellos no pueden hacer la huelga, y les cae el marrón de tener que velar por que todo funcione. Tengamos un recuerdo para ellos durante la jornada, y a ver si esos que gritan demasiado y se echan en seguida al monte no les amargan el día.

Que cada uno ejerza su derecho con arreglo a su conciencia. Y desde el 30 en adelante, todos a arrimar el hombro. Si no, estamos listos.

Abrazos.

5 comentarios:

Ultima Frontera dijo...

Me encanta la etiqueta de esta entrada, "señor patata" ; es muy grande! (siento un comentario con tan poco seso, pero tenía que decirlo...)

Elena.

Begoña dijo...

Nada que añadir. Completamente de acuerdo.
Besos

Paco Gómez Escribano dijo...

De acuerdo con tu comentario, Lorenzo. Cada cual debe decidir según su conciencia. Yo he trabajado porque esto me parecía una huelga de amiguetes. Y pienso que salvo sucesos aislados, las FSE no tendrán muchos problemas. Saludos.

Pilar dijo...

Buena entrada, sí. Ojalá fueramos capaces de respetar los derechos del otro, pero no siempre es así.

Juan Ramón dijo...

Hola Lorenzo, viendo este video del FT he recordado la descripción de la "sociedad de castas" del mercado laboral español, que tan bien describes en "La flaqueza del bolchevique" y que tanto me gusta, como buen soplapollas que soy. El caso es que extremos como la baja productividad quedan claramente reflejados en ambos. Por si a alguno le interesa:http://online.wsj.com/video/cutting-back-spain-hits-hard-times/D0E90E8A-D94E-4C1F-A05F-953F3FA6BD5B.html