jueves, 19 de diciembre de 2013

Orens y O'Toole






Por sus venas corría sangre escocesa e irlandesa, dos sangres difíciles, como las tierras contra las que sus portadores tuvieron que prevalecer para sobrevivir. Una mezcla semejante, casualidad o no, a la que produjo a Thomas Edward Lawrence, más conocido como Lawrence de Arabia, el hombre al que interpretó en el cine y junto al que alcanzó la inmortalidad. Nunca se sabrá quién ayudó más a quién, en ese menester de alzarse como icono imperecedero: si Lawrence a O’Toole, o éste a Lawrence. 

Leer más (en msn.es)

1 comentario:

Jucar dijo...

Un grande sin duda el que se ha ido, de cuando las grandes producciones tenían sabor a cine de verdad.