sábado, 10 de enero de 2009

Nevó en Getafe




Y en toda la Comunidad de Madrid, causando un colapso espectacular. Está visto que aquí no estamos para imprevistos. Todo está cogido con alfileres, y cuando el traje se rompe, se pelean los sastres que lo han malcosido por trozos y el cliente se queda desnudo y perplejo. Aunque esto último, cada vez menos. Nos hemos instalado en el conflicto de incompetencias y así vamos tirando, estoicos. Hasta la próxima nevada.

¿Llegará el día en que los responsables de evitarnos estas situaciones muestren la misma energía y agilidad que el corredor de la foto inferior?


Es Pablo Silva, un pequeño gran tipo. Abrigaos, que sigue haciendo frío.

2 comentarios:

La Última Frontera dijo...

Buenos y nevados días: He encontrado este blog al buscar en google información sobre su (creo) último libro, "El blog del Inquisidor". Solo quiero decirle que me está encantando y que me parece increíble su capacidad para reinventarse en cada novela. Es usted un genio. Y sí, yo una pelota, pero ya que le tengo que comentar, mejor hacerlo en condiciones. En cuanto me entere de cómo funciona esto, me pienso suscribir a sus entradas.
Bonitas fotos!
Por cierto, soy Elena, le escribí un par de correos hace tiempo para resolver unas dudas y, ya que estoy, me gustaría agradecerle que los contestase. Me alegró muchísimo.

Reparito 2.08 dijo...

Me temo que ese día no llegará jamás, no mientras lo mas importante para esos sastres no sea el servicio al cliente, sino el uso partidista que se puede hacer de los imprevistos para desgastar la reputación del otro.

Al final es como todo, se pierden en discutir sobre las telas, el patron, los botones etc... pero pasa el tiempo y siguen sin atender a la clientela.

Buen dia!!!

Reparito 2.09