miércoles, 25 de febrero de 2009

Una entrevista



Entrevistar a un escritor no es tarea fácil. Son gente charlatana, a menudo con dificultades para concretar los mensajes, y que tiende a dar demasiada importancia a sus propias historias. Ya sabéis: "yo he venido a hablar de mi libro". O mejor dicho: de MI Libro. Bueno, Antonio Lozano, que es un periodista inteligente y agudo, se las arregló para hacer una entrevista a un escritor en la que hubo oportunidad de hablar de algo más que su libro. Cosa que el escritor, por cierto, le agradece. El resultado lo publicó Qué Leer y está ya disponible en la red.
Eso sí, el mejor escribano puede echar siempre un borrón: donde en la antepenúltima respuesta se alude a Afganistán y a Damasco, debería decir, en realidad, Irak y Mogadiscio. Creo que eso fue lo que yo dije (son historias en las que he profundizado algo y los dos errores son bastante obvios para el que las conozca mínimamente), pero quién sabe, a lo mejor tuve un lapsus linguae. Si no fue así y el lapsus es del entrevistador, tampoco pasa nada. Sigue siendo una entrevista interesante. Y me refiero a las preguntas, naturalmente: sobre las respuestas me abstengo de opinar. Vosotros diréis. 

1 comentario:

Cecilia Alameda Sol dijo...

Cuando el escritor va de divo (¡cuántos casos hay!) la tarea del entrevistador es espinosa y torturante. No creo que sea el caso de esta entrevista.

En realidad yo venía por aquí a manifestarte lo grata que me resultó ayer tarde tu charla en el Cervantes. Creo que la sinceridad y la llaneza dan una pátina de calidad al escritor y a su obra.