domingo, 28 de marzo de 2010

Port Lligat





Uno entiende que aquel hombre, excesivo y todo, eligiera este lugar para pintar. La luz, alegaba. Y cómo no estar de acuerdo en que, siendo la luz tu negocio, esto es tu Wall Street. Discúlpeseme la zafia y mercantil comparación.




A mí me gusta volver aquí de vez en cuando, y mirarlo con quienes me importan. Queden estas dos imágenes como recuerdo del regreso de ayer. Y como ruego para que siga así.